membrana etfe

Membranas ETFE, el futuro de la arquitectura llego

Share Button

Quien no ha visto las películas futuristas, los edificios y las casas construidas modernosas y de vanguardia, con esas estructuras transparentes que parecen de vidrio en techos y paredes? Pues bien, le traemos un dato: no es vidrio, sino un polímero termoplástico de gran resistencia al calor, a la corrosión y a los rayos UV. Se lo llama, simplemente, menbrana ETFE, donde las siglas ETFE son el acrónimo del Etileno-TetraFluoroEtileno, el nombre de la molecula del plimero que la conforma.

Moderna, ecológica y durable, las membranas ETFE son el futuro de la arquitectura, tal como vemos en las películas. Las razones de esto las podemos encontrar en su extraordinaria durabilidad, ya que posee una elevada resistencia química y mecánica, así como una gran estabilidad ante cambios de temperatura, soportando nada menos que 170º C.

Sin embargo su cualidad más destacable es su elevada resistencia a los rayos ultravioleta, que permite que, a diferencia de otros plásticos, no se ponga amarillo por su exposición a los rayos solares. Esta característica convierte al ETFE en una alternativa al vidrio en la edificación, pero con la ventaja frente a este que pesa 100 veces menos, deja pasar más luz, y en configuración de doble lámina es más aislante. Además es fácil de limpiar y reciclable.

Características de la Membrana ETFE

Más allá de lo que hemos mencionado, las características de la membrana ETFE son las siguientes:

  • Tiene capacidades para altas y bajas temperaturas, larga durabilidad, baja fricción, alta resistencia eléctrica y química y buenas características térmicas, caracteristica de todos los Fluoropolímeros
  • Es un material muy estable a nivel molecular. Las fuertes uniones que existen entre las moléculas del fluoropolímero impiden la degradación del material como consecuencia de las Inclemencias del tiempo, sustancias o partículas depositadas sobre el material o la radiación ultravioleta, todo sin ninguna capa de protección.
  • Es autoextinguible y tiene la clasificación de reacción al fuego según la Euroclase B-s1, d0.
  • Con el paso de los años no sufre cambios de color, ni se deteriora, ni se vuelve rígido. Tiene, en definitiva, muy buena durabilidad: entre 25 y 30 años.

 

Share Button

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.